El corazón de Caracas palpitará en la Zona Rental

EL NACIONAL - 05 DE MAYO DE 1998

 

Ciudad

 

El corazón de Caracas palpitará en la Zona Rental

 

Sólo falta la aprobación de la Comisión de Finanzas del Senado para dar inicio a la comercialización de los terrenos pertenecientes a la UCV, ubicados cerca de la Plaza Venezuela. Allí se podrán desarrollar 655 mil metros cuadrados de construcción, de acuerdo a un plan maestro concebido por el Instituto de Urbanismo. El proyecto de avanzada generará recursos para la casa de estudios y convertirá al sector en un punto comercial de primer orden

 

CLAUDIA DELGADO B.

 

 

Lo que existe ahora en la Zona Rental son espacios subutilizados con construcciones venidas a menos, que han marginalizado este importante sector de la ciudad, enmarcado entre Plaza Venezuela y el bulevar de Sabana Grande. Sin embargo, dentro de algunos años y con la reactivación de un plan maestro, no sólo se creará una atractiva zona comercial sino que, además, su licitación generará ingresos brutos mil millonarios, los cuales serán invertidos en proyectos de investigación de la Universidad Central de Venezuela.

 

La Fundación Andrés Bello (FAB) es el organismo que administra estos terrenos, cuya propietaria es la UCV. Presidida por el arquitecto y exdecano de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Marco Negrón, la FAB abrirá próximamente el proceso de licitación de la Zona Rental norte, ubicada entre Plaza Venezuela, la Gran Avenida, la avenida Oropeza Castillo y la autopista Francisco Fajardo.

 

En estos invalorables terrenos, que abarcan una extensión de 10,8 hectáreas, se podrán desarrollar 655 mil metros cuadrados de construcción, que saldrán a la oferta pública. Allí se erigirán edificios de oficinas, hoteles y comercios, así como espacios para el desarrollo de actividades culturales.

 

El plan rector fue elaborado en 1987 por el Instituto de Urbanismo de la UCV, y lo que pretende es que el producto final sea construido de manera coherente, armónica y acorde con la realidad urbana. Para ello se realizó un reglamento de diseño, que debe ser cumplido por los encargados de la elaboración de los proyectos en este sector, al que se le asignó la zonificación Comercio Metropolitano (CM1).

 

El proyecto fue introducido para su aprobación ante la Comisión de Finanzas del Senado, y de inmediato comenzará el proceso de licitación pública. Según Negrón, en unos 15 días podrían tener la respuesta oficial para iniciar las comercialización de la Zona Rental.

 

Transformación urbana

 

El que la UCV sea única propietaria garantiza una adecuada estrategia de desarrollo, regida por un plan maestro y por la ordenanza de la Zona Rental, concebida por el Instituto de Urbanismo de la máxima casa de estudios. De esta manera, el proyecto estará respaldado por instrumentos que exigen una calidad ambiental y arquitectónica de primera.

 

Esta área se convertirá en un gran centro de oficinas y comercios que, además, podrá contar con una plaza central, en torno a la cual se organizará el resto de las edificaciones: un centro de convenciones, una edificación para eventos culturales, el hotel y los edificios de oficinas.

 

Los diferentes espacios, ubicados entre la Ciudad Universitaria y la autopista Francisco Fajardo, serán construidos por etapas, de acuerdo al proceso de comercialización de los terrenos. Como se trata de un proyecto que se desarrollará en aproximadamente 10 años, los usos y tiempos de construcción son flexibles y dependerán mucho de la inversión.

 

La dimensión y altura de los volúmenes también han sido definidos. Los inversores interesados deberán atenerse a estas indicaciones, pero el diseño corresponderá a los arquitectos, para evitar así la monotonía. Se contempla que cada proyecto se desarrolle sobre la base de un concurso privado internacional, en el cual podrán participar los mejores arquitectos de todo el mundo y se escogerán las propuestas más atractivas.

 

Grupos de inversionistas franceses, brasileños y alemanes han mostrado interés en el proyecto, que sin dudas le imprimiría al sector una vitalidad económica única que, a su vez, revitalizará toda la zona.

 

En la década de los 50, la capital experimentó su "periodo de esplendor", como lo define Negrón. "Luego, la arquitectura se hizo en masa y tendió a hacerse mediocre, irrelevante." En este proceso algunas áreas quedaron sin desarrollar, como La Hoyada y la Zona Rental, que se marginalizaron.

 

Uso público

 

Uno de los puntos fuertes será la accesibilidad del sector, pues ahora cuenta con importantes estaciones del Metro: Línea 1, y transferencia de la Línea 3 hacia El Valle, que se prolongará hasta el multiterminal de La Rinconada. Próximamente, se iniciarán las obras de la Línea 4, que partirá desde Capuchinos y llegará al Parque del Este, con una estación en la Zona Rental. Por otra parte, tiene accesos por la autopista Francisco Fajardo y por la avenida Libertador; y la avenida Boyacá está relativamente cerca.

 

Según Negrón, Sabana Grande se recupera de una fase de decadencia. Con la comercialización de los terrenos, este sector podrá convertirse en el remate de un eje urbano que comienza en El Calvario, pasa por el Centro Simón Bolívar, el Paseo Vargas, Parque Central, y el área cultural de Los Caobos. La Zona Rental encierra un área de jerarquía dentro de Caracas sólo superada por el casco central.

 

Para la ciudad, el desarrollo de la Zona Rental representa un aporte importante, pues deliberadamente se le confirió al espacio público un lugar preponderante, con una imagen propia de acuerdo al diseño establecido. Sólo la plaza central abarcará una superficie 38.500 metros cuadrados y la plaza elevada tendrá 5 mil metros cuadrados.

 

La plaza central tiene forma triangular. Dos de sus lados (norte y este) miden 260 metros, aproximadamente. Por sus dimensiones, se convertirá en un espacio público de primera importancia en el sector. En su interior estará la edificación más alta de todo el conjunto, que podrá ser utilizada como un hotel, el cual generará movimiento durante el mayor tiempo posible y representa el hito del proyecto.

 

También en esta plaza central se ubica el Edificio Rental, diseñado por el arquitecto Carlos Raúl Villanueva, el cual nunca se culminó. Será reciclado para albergar usos culturales.

 

A la plaza central se le agregan e integran otros espacios públicos, cuya suma total se acerca a los 50 mil metros cuadrados, o lo que es lo mismo 48% del terreno de la Zona Rental. Alrededor de ella se dispondrán las edificaciones de usos comerciales, lo que garantiza la continuidad de las actividades que se prolongan desde Sabana Grande hasta Plaza Venezuela.

 

El bulevar Olimpo comenzará en la avenida Casanova y tendrá rasgos morfológicos y funcionales similares a los del bulevar de Sabana Grande. Se comunica con la plaza central. Está delimitado por dos edificaciones, una de las cuales posee una apertura para el paso de los vehículos que vienen del Paseo Colón y se dirigen hacia la avenida Casanova.

 

El proyecto incluye 12.200 metros cuadrados de vialidad urbana, 3.950 metros cuadrados de vías internas y 16.100 metros cuadrados de estacionamientos.

 

Todo para la UCV

 

Las modalidades para la concesión de los espacios son alquilar los terrenos; o recibir una parte de la edificación, que luego podrá ser alquilada. Aunque se podrían mezclar ambas modalidades, Negrón es partidario de la segunda -de la asociación con inversionistas-, pues pueden generarse mayores recursos de manera recurrente para la Universidad. Se descartó la venta de los terrenos, pues ello significa una pérdida de patrimonio para la UCV.

 

Explicó Negrón que el proceso de comercialización de la Zona Rental norte se encuentra bastante avanzado. Se liberaron parte de los terrenos ocupados por arrendatarios, y se demolieron galpones y ranchos.

 

Ya se han adelantado conversaciones con inversionistas extranjeros potencialmente interesados en invertir en el sector, que se revalorizará aún más con la construcción de la línea 4 del Metro de Caracas (Capuchinos-Parque del Este) que tendrá la estación Zona Rental. El proceso se hará a través de una oferta pública, que garantizará la transparencia de la operación.

 

Estimaciones realizadas por el Instituto de Urbanismo señalan que ese complejo produce ingresos 170 veces menores a los potenciales. Si en 1996 hubiese estado completamente desarrollado, el complejo habría generado ingresos brutos por el orden de los 26 millardos de bolívares.

 

Las ganancias de la comercialización de los terrenos, si bien no cubren el presupuesto universitario, alcanzarán para el desarrollo de los programas científicos de la UCV: "El presupuesto del año pasado para las áreas de investigación y de postgrado fue de 10 millardos. Pensamos que podemos generar un monto que se le acerque".

 

El valor de los 34 mil metros cuadrados es incalculable, pues el precio de los terrenos es 30% de lo que allí se construya. Así que con las obras de avanzada que allí se tienen proyectadas, este sector se convertirá en el próximo "centro de la ciudad".